Mobile Menu - OpenMobile Menu - Closed

Grupo bipartidista de diputados se solidariza con nicaragüenses en tercer aniversario de las protestas del 18 de abril

Apr 16, 2021
Press Release

(Washington, D.C.) - Hoy, el representante Albio Sires (D-NJ), presidente del Subcomité sobre el Hemisferio Occidental, Seguridad Civil, Migración y Política Económica Internacional, el representante Mark E. Green, M.D. (R-TN), vice presidente del Subcomité, y los representantes Juan Vargas (D-CA), Maria E. Salazar (R-FL), Debbie Wasserman Schultz (D-FL) y Mario Díaz-Balart (R-FL) emitieron la siguiente declaración antes del tercer aniversario de protestas en Nicaragua contra el régimen de Ortega:

"El 18 de abril se cumplirá tres años del inicio de protestas masivas contra el régimen de Ortega en Nicaragua. En el 2018, manifestantes pacíficos fueron recibidos con actos indescriptibles de violencia sancionada por el estado llevados a cabo por las fuerzas de seguridad de Ortega. Lamentablemente, la depravación e impunidad exhibida por el régimen de Ortega ha demostrado desde entonces ser parte de una tendencia mayor. Nos solidarizamos con el pueblo de Nicaragua y nuestros corazones se solidarizan con las miles de personas que han sufrido crímenes de lesa humanidad a manos de esta brutal dictadura.

“A medida que se acercan las elecciones de noviembre, Ortega ha profundizado la represión estatal de los derechos y libertades básicas de los ciudadanos. En lugar de cumplir con el compromiso de implementar reformas democráticas, Ortega ha impulsado nuevas leyes que amplían su control. La más atroz de estas, que fue aprobada a finales de 2020, le brinda el poder de prohibir arbitrariamente a candidatos de la oposición presentarse a las próximas elecciones. Las “reformas” propuestas por su poderosa legislatura a principios de esta semana muestran desprecio por las modestas solicitudes hechas por la comunidad internacional. Son otra cortina de humo que hará poco para enmascarar los planes de Ortega para noviembre. La comunidad internacional debe unificarse para afirmar que la descalificación de cualquier candidato de la oposición por parte de Ortega y sus cómplices, las restricciones a la participación de cualquier partido de oposición o la falta de acceso pleno a los observadores internacionales para la totalidad del proceso electoral cruzaría una línea roja.

“El pueblo nicaragüense ha soportado sufrimientos prevenibles durante estos tres años a manos de un régimen que se negó a imponer medidas de salud pública para frenar la propagación de la pandemia de COVID-19 e hizo poco para apoyar a las comunidades en la costa caribeña que fueron desbaratadas por dos huracanes. No nos hacemos ilusiones de que Daniel Ortega cambie sus caminos. Por lo tanto, Estados Unidos debe hacer todo lo posible para garantizar elecciones libres, justas, multipartidistas y observadas internacionalmente en Nicaragua. Como miembros del Congreso de los Estados Unidos, trabajaremos para garantizar que se utilicen todas las herramientas del gobierno de los Estados Unidos para promover ese esfuerzo.”